Breve Historia Del Yoga

Hay millones de personas que de una forma u otra  han practicado o practican āsana, el aspecto físico del Yoga. Al menos las técnicas de posturas, estiramientos corporales y respiración, son actividades completamente conocidas en el panorama cultural occidental.

Es indudable que la práctica de Yoga ha llegado para quedarse y tiene múltiples beneficios para nuestra salud mental y física. Practicar alguna forma de Yoga puede ayudarnos a mejorar nuestra capacidad de atención, flexibilidad y equilibrio, salud cardiovascular y calidad del sueño. Algunos estudios apuntan a que puede ser un arma eficaz en casos de depresión, ansiedad y manejo del estrés. Comenzar a practicar Yoga puede marcar una diferencia en nuestra calidad de vida.

La mayoría de las personas conoce que el Yoga proviene de oriente pero pocos indagan más allá de su aspecto físico o sobre sus orígenes. Yoga se ha traducido popularmente como “unión con lo divino”  y puede referirse a varios sistemas espirituales diferentes.

El Bhagavad Gītā (texto clásico de la literatura de India), por ejemplo, analiza una serie de prácticas que se han denominado Yoga: karma-yoga (buddhi-yoga), el camino de la acción; jñāna-yoga (sāṅkhya-yoga), el camino del conocimiento; bhakti-yoga, el camino de la devoción; y dhyāna-yoga, el camino de la meditación silenciosa (Yoga Sutras de Patañjali). Sin embargo, por lo general, cuando la palabra Yoga se usa sola sin ninguna calificación, se refiere al camino de la meditación, particularmente como se describe en los Yoga Sūtras (los Aforismos sobre el Yoga) y el término yogī, a un practicante de este tipo de yoga meditacional.

Al considerar los orígenes más tempranos del Yoga se debe hacer mención a los sellos con representaciones de figuras sentadas en una clara postura yóguica encontrados en la región denominada Valle del Indo (al noroeste de la India y Pakistán en la actualidad). La figura más famosa está sentada con los brazos extendidos y descansando sobre las rodillas en una postura de meditación clásica. Según los arqueólogos e historiadores estos hallazgos parecen pertenecer a una antigua civilización que se asentó en esta extensa región entre el 3000 y el 1900 a.C. aproximadamente. Esta evidencia sugiere que, independientemente de sus orígenes literarios, el Yoga se ha practicado en el subcontinente indio durante más de cuatro mil años.

El período védico (1500 a.C.- 500 a.C.) es la era más temprana para la se tienen registros escritos, y proporciona la matriz a partir de la cual expresiones religiosas, filosóficas y espirituales posteriores, tales como el Yoga, evolucionaron en la India. Se puede encontrar referencias a las diferentes prácticas de  Yoga en textos clásicos como los  Upaniṣads y el Mahābhārata.  También es importante señalar que la historia del Yoga es inseparable de la tradición Sāṅkhya pues esta proporciona la infraestructura metafísica para el Yoga.

Hacia el año 500 a.C Patañjali recopiló el conocimiento previo existente sobre el Yoga en los Yoga Sutras, sentando las bases del Yoga como doctrina filosófica. En sus orígenes era más un manual para el practicante que una exposición de la filosofía del Yoga. Patañjali dividió la práctica del Yoga en ocho etapas diferentes (asthanga yoga) cuyo objetivo último es alcanzar iluminación (samadhi).

Cabe señalar que de todas las referencias que existen al Yoga en los textos clásicos como en el Mahābhārata, los Upaniṣads o el Gītā, no se menciona āsana en el sentido de ejercicios de estiramiento y posturas corporales. El mismo Patañjali dedica solo tres breves sūtras de su texto a este aspecto de la práctica.

La reconfiguración, presentación y percepción del yoga como primaria o incluso exclusivamente de āsana, en el sentido de poses corporales, es esencialmente un fenómeno occidental moderno y no encuentra precedentes en la tradición del Yoga premoderna, aunque un texto  del siglo XIV (Haṭhayoga Pradīpikā)  sí dedica una de sus cuatro capítulos a āsana.

Más recientemente, el Yoga genérico, en particular como āsanas, posturas y también como una técnica de meditación que conduce al samādhi, la iluminación, fue popularizado en Occidente por varios maestros de yoga hindúes en la década de 1960.

Si quieres conocer las actividades que realizamos relacionadas con el Yoga clica en este enlace

Fuentes

Bryant, E. F. (2015). The yoga sutras of Patanjali: A new edition, translation, and commentary. North Point Press.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3447533/

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *